Quedaron en libertad las chicas detenidas por intentar ingresar a la quinta de Macri

Tienen 21 y 22 años, e iban acompañadas por un joven de la misma edad. Los acusaron de amenazas y violación de domicilio, pero ya recuperaron su libertad.

Federica López Brown, de 21 años, había asistido según su propio perfil de Facebook al Chaltel College, un prestigioso y costoso secundario bilingüe de Don Torcuato. Sus últimas vacaciones familiares habían sido en Sunny Isles Beach, cerca de Miami.

Federica Albisu, 22 años, pasó las suyas en Tauranga, un bellísimo destino playero en Nueva Zelanda, dos años antes había viajado a la Island of Adventure de los Universal Studios en Orlando. Su muro de Facebook revela otras aficiones: hockey, cabalgatas en la playa, likes y comentarios de apellidos patricios.

Juana Avalos había asistido según su perfil al Santa Ethnea, otro prestigioso y costoso secundario bilingüe de Bella Vista, alzó su voz en la campaña para que las mujeres se conviertan en socias plenas del club CUBA, que tiene una sede a pocas cuadras de su casa en Villa de Mayo, una zona de calles con nombres de árboles, había comenzado a dar clases de repostería para chicos a mediados de año.

Las tres jóvenes son amigas, viven en una de las zonas más caras del conurbano bonaerense. La noche del domingo, sin embargo, la pasaron en una comisaría acusadas de “amenazas y violación de domicilio” nada menos que en la Quinta Los Abrojos que el presidente Mauricio Macri tiene en Los Polvorines.

 

“Dejáme pasar. Soy la ahijada del Presidente”, había dicho una de ellas para sortear la custodia de la entrada. El engaño no funcionó por lo que dieron marcha atrás y escaparon del lugar al grito de “Macri gato, te vamos a matar”. Las detuvieron poco después en un local de comidas rápidas en el partido de San Miguel y tras pasar la noche encerradas en una comisaría durante las primeras horas de este lunes recuperaron la libertad.

Te puede interesar
Llevaban más de 4 kilos de marihuana escondidos en el cuerpo y fueron detenidas

Juana Ávalos, Federica López Brown y Federica Albisu volvían de una fiesta en el quincho del club de rugby y hockey CUBA, en el que todas jugaban o habían jugado en algún momento. Las acompañaba otro amigo, Mateo Passerieu, quien también había jugado al rugby en el club hasta hace dos años.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -