Deficiencias con alimentos y dispositivos de emergencia

Dentro de las investigaciones realizadas por la desaparición del submarino y “los 44”, en mayo de 2018 se dio a conocer el informe de una auditoría de la Armada que reveló serias deficiencias en las provisiones de alimentos de emergencia, filtros de aire y dispositivos de oxígeno de emergencia.

Días antes del hundimiento la auditoría advirtió que el San Juan tampoco estaba en condiciones de hacer frente a una emergencia mayor. De acuerdo con la auditoría “el 95% de los filtros de aire, los llamados canisters, que evitan la contaminación por hidróxido de carbono, estaban fuera de la fecha de vencimiento. Además de llevar casi 600 menos de los previstos por el fabricante alemán”.

Asimismo el submarino llevaba 24 dispositivos de oxígeno OR 3000 de emergencia, cuando el fabricante del submarino estipula 100 dispositivos. Además de las deficiencias en las reservas de oxígeno las raciones de alimentos de emergencia alcanzaban solo para 34 tripulantes.

El informe de la Armada advirtía además que “el 60% de los víveres para emergencia indicado en el acta estaban vencidos desde agosto del año 2016 y el 40% restante vencerían en abril de 2017.

Hipótesis probable

Como parte de esa investigación abierta, la comisión de expertos del Ministerio de Defensa consideró oportunamente que “la hipótesis más probable” de la causa del naufragio del Submarino San Juan se debió a un error de operación de la válvula de ventilación llamada “E19” que provocó un cortocircuito en las baterías y la generación de hidrógeno que inutilizó a la tripulación y más tarde produjo una implosión.

El borrador del informe final de la comisión sostiene que esa válvula Eco-19 pudo también haber “estado mal cerrada” mientras la tripulación estaba intentando hacer snorkel con un mar embravecido, es decir tomar aire.

Te puede interesar
Un hombre fue detenido por golpear a inspector que le labró infracciones

Técnicamente, los sensores del snorkel -una enorme válvula que sale de la torreta del sumergible- permiten que con cada ola que choca se corta el ingreso del aire, lo que quita oxígeno a la atmósfera interior donde respiraban los 44 tripulantes que enfrentaban -de acuerdo a los partes meteorológicos- una dura tormenta el 15 de noviembre de 2017, lo que hace probable la falla de seguridad abriendo momentaneamente la Eco-19 por donde, supuestamente, habría entrado el agua que se derramaría sobre los bornes de las baterías de proa, generando el cortocircuito fatal.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -