La incertidumbre continúa a un año de la desaparición del ARA San Juan

En la mañana del 15 de noviembre de 2017, el submarino de la Armada Argentina ARA San Juan perdió contacto durante su recorrido desde la Base Naval Ushuaia hacia el apostadero de la Base Naval Mar del Plata. La última señal del sumergible fue registrada a la altura del golfo San Jorge, en aguas argentinas, a 432 kilómetros de la costa de la provincia de Chubut.

A bordo del navío se encontraban 38 tripulantes más 6 buzos tácticos y desde ese momento, la interminable búsqueda nacional e internacional, que hizo “cabeza de playa” en Comodoro Rivadavia con los más importantes equipos de búsqueda y rescate del mundo, no arrojó resultados positivos por lo que transcurrido un año de la tragedia, el destino del submarino y de “los 44”, sigue siendo un misterio.

La desaparición del ARA San Juan (S-42) se refiere a la pérdida de contacto con el sumergible a las 7:30 horas de ese 15 de noviembre pero el hecho trascendió a la prensa a la noche del día siguiente y fue informado oficialmente dos días después mediante un comunicado oficial de la Armada Argentina, informando que se había iniciado el protocolo SAR, de búsqueda y rescate.

Al tercer día el gobierno argentino comunicó que había decidido aceptar la ayuda internacional que incluía el equipo adecuado para la búsqueda del submarino y rescate de la tripulación. La emergencia activó la alerta emitida por la Oficina Internacional para el Rescate y Escape de Submarinos (Ismerlo) que coordinó el envío de naves, aeronaves, equipos y personal especializado de dieciocho países que, sumados a la Argentina, totalizaron más de 37 naves y aeronaves, y 4.000 personas en las operaciones de búsqueda sobre un área con una superficie equivalente a todo el territorio de España.

Probable “implosión”

En plena búsqueda y con partes diarios de la fuerza de mar, el 23 de noviembre la Armada informó que registros hidrosónicos internacionales del miércoles 15 de noviembre a las 10:31, en la zona en la que desapareció el ARA San Juan, permitían suponer que se había producido un “evento anómalo singular corto violento y no nuclear consistente con una explosión”.

Esa información, lejos de llevar certidumbre sobre algún evento, amplió las versiones sobre lo que pudo ocurrir con la nave y su tripulación, entre los que se encontraba Eliana María Krawczyk -oficial, jefa de armas del submarino- y esas hipótesis alimentaron o dieron curso a diferentes direccionamientos en el marco de la intensa búsqueda, cuyos operativos y movimiento de equipos, se centraban en el aeropuerto y la terminal portuaria de Comodoro Rivadavia.

Te puede interesar
Olga Cañupán: “Voy a denunciar al juez Caviglia en el Consejo de la Magistratura”

14 países en Comodoro

Con el correr del tiempo, se dio por terminada la participación de los hombres y elementos utilizados por los 14 países que colaboraron en la búsqueda -trabajando desde Comodoro Rivadavia- y ello obligó a que la Armada Argentina volviera a tomar pleno control de la búsqueda hasta que, luego de una convocatoria realizada por el Ejecutivo Nacional, se contrató tecnología de última generación, y un equipo de especialistas en inspecciones submarinas -a través de la firma Ocean Infinity- iniciándose un operativo, también desde el puerto comodorense, que se mantiene pese a algunos entredichos sobre supuestos abandonos de búsqueda, pese a que dentro del margen operativo de tareas para encontrar el submarino y su tripulación, se reiteró que si no se lo encuentra, la empresa no cobrará sus servicios.

Finalmente y a un año de la desaparición del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes, la incertidumbre se mantiene, el reclamo familiar no pierde fuerza y si bien no ha habido novedad alguna sobre el destino final de la nave y su gente, se han ido conociendo detalles ocurridos desde aquel 17 de noviembre de 2017 que suman inquietudes, refuerza reclamos y culpabilidades operativas pero, en definitiva, hoy solo puede informarse que la búsqueda continúa.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -