Denuncian que quisieron ingresar a la exfábrica textil de Km. 8 para robar

Trabajadores que por décadas desempeñaron tareas en el lugar y que aún buscan resarcimientos económicos a través de los entes pertinentes, denunciaron ayer un intento de saqueo o robo en instalaciones de la exfábrica textil Guilford de Km. 8.

Si bien a simple vista no sustrajeron nada, sí detectaron portones forzados y vidrios rotos en las instalaciones del predio de considerables dimensiones de una empresa que hasta no hace mucho supo exportar y hasta confeccionar, entre otras, las prendas deportivas para la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y sus respectivas selecciones.

“Solo hubo daños, no constatamos faltantes, pero sí está todo muy abandonado” confidenció a este diario un alto funcionario policial de la Comisaría de Km.8. Y es que en el lugar pese a que anteriormente durante el conflicto laboral que derivó en el cierre de la Guilford en esta ciudad, que supo contar con tres plantas, la de Km. 8 y otras dos en Barrio Industrial, ya se habían llevado máquinas de hilados y telas, aunque aún quedan muchos y costosos elementos y hasta vehículos que conformarían una parte material que en el futuro podría aliviar un poco la pésima situación de los extrabajadores del lugar.

La prueba del abondono es la cantidad de oficios y correspondencia que no las recibe nadie.

“Vamos a pedir que desde el Juzgado nos autoricen a ingresar para soldar puertas y portones”

Del hecho se percataron referentes laborales, trabajadores con 30 y 40 años de servicios a una empresa que fuera fundada en 1957, aunque estos referentes se refirieron también a la ausencia de quienes los representaban sindicalmente.

“No apareció ni contestó ningún dirigente gremial” señalaron. “Ahora con todo el movimiento que hicimos desde las 11 de la mañana con la presencia de policías y la policía de Criminalística seguramente van a esperar un tiempo prudente, pero vamos a tener que pedirle permiso al Juzgado que tiene la causa que nos autorice a entrar para soldar portones y todo lo que rompieron” señalaron los extrabajadores textiles que ya allá por septiembre de 2016 empezaron a sentir la debacle y el abandono de los empresarios cuando no pagaron la primera quincena de septiembre de aquel año y luego todo fue un derrotero de lucha que acabó con marchas y reuniones y subsidios provinciales para sobrevivir.

Te puede interesar
Presentarán el libro Grupo Uno, la leyenda de Comodoro

Ayer, tras marcharse los extrabajadores y la policía, este diario pasó brevemente por afuera de las instalaciones: la puerta de acceso no había sido violentada, pero una prueba del abandono la daban las decenas de papeles con sellos -al parecer- de la Justicia y de los Ministerios de Trabajo, entre otros, que no fueron recibidos por ninguna persona.

 

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -