Fue liberado “El Gordo” Valor­ y ahora dará cátedra

Lideró la “superbanda” que robó 23 bancos y 18 blindados. Recuperó su libertad en la cárcel de Urdampilleta, donde estaba preso desde 2014. “No pienso volver más a la tumba”, dijo.­

Luis “El Gordo” Valor, histórico líder de la “superbanda” que se hizo famosa en la década de 1980 y 1990 por asaltos a bancos y camiones blindados, quedó en libertad por orden del Juzgado Ejecución Penal 2 de San Martín, tras cumplir la totalidad de su condena.­

Valor, de 64 años, estaba alojado en la Unidad 17 “Urdampilleta” del­ Servicio Penitenciario Bonaerense, ubicada en la localidad de Bolívar.­

Según confirmaron fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense, “El Gordo” Valor dejó la cárcel alrededor de las 14 del jueves tras cumplir la pena que se encontraba purgando por el delito de “tenencia ilegal de arma de guerra” y por disposición del Juzgado de Ejecución N° 2 de San Martín.­

En la puerta de la cárcel de Urdampilleta, a poco más de 340 kilómetros de Buenos Aires, lo esperaban su esposa Nancy y su sobrino.­

“No pienso volver más a la tumba”, les dijo Valor, después de abrazar y besar a su compañera. El líder de la superbanda jura que se retiró del delito. Pasó 33 años de su vida preso: robó 23 bancos y 18 blindados.­

Valor había salido de prisión en el 2007, pero dos años más tarde volvió a ser detenido tras una persecución y tiroteo en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, donde se lo sorprendió con elementos robados.­

En mayo de 2014, había recuperado temporalmente la libertad bajo un régimen especial, pero un mes después volvió a caer preso cuando fue sorprendido portando armas.­

Tras recuperar su libertad, “El Gordo” Valor fijó domicilio en una quinta de la calle Frank Couch, del barrio Villa Rosa en el partido de Pilar.­

En su época de apogeo criminal, cuando invertía en grandes negocios y en su casa había escondites con gruesos fajos de billetes de 100 de dólares, “El Gordo” Valor soñaba con abrir una cadena de bares que llevara su nombre.­

Registró la marca y por entonces tenía un representante. A Valor lo animaba saber que en varios países los restaurantes llamados Al Capone o Lucky Luciano, los reyes de la mafia en los Estados Unidos de los años 20, se habían convertido en la atracción de comensales y curiosos.­

Te puede interesar
Robaron en el Correo de Dolavon y al jefe del lugar le encontraron parte del botín en su casa

“El Gordo” se imaginaba vestido con traje negro, sentado a una mesa del fondo, con un vaso de Martini en la mano y rodeado de retratos de Al Pacino -en la piel de Scarface- y de Marlon Brando en El Padrino, sus películas favoritas. En compañía de su representante, una tarde juntó a sus hijos y les pidió que pensaran proyectos comerciales para ganar plata. “Ya que los medios, los jueces y la cana dicen que soy pesado, célebre y mítico, habrá que seguirles la corriente para sacar algún beneficio”, razonó el delincuente.­

Sin dudas, Valor es el ladrón más famoso del país. En la Argentina, decir Gordo Valor es sinónimo del hampa. Hasta los políticos lo usan como adjetivo descalificativo. “”Siempre los chorros o malvivientes somos los que vamos de caño. ¿Nadie dice nada de los políticos que robaron millones sin usar un arma? Nadie habla de esos porque donde hay poder hay impunidad. Están todos libres. Son los ladrones de guante blanco””, dijo en una entrevista.­

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -