El hallazgo mendocino que podría evitar infertilidad femenina

Científicos locales encontraron un método para prevenir la clamidia, una enfermedad de transmisión sexual muy común pero poco conocida por ser asintomática.

Un grupo de investigadores argentinos y científicos mendocinos descubrió cómo la proteína galectina-1 puede favorecer una de las principales enfermedades de transmisión sexual tan común como poco conocida, la clamidia. El hallazgo es importantísimo si se toma en cuenta que por esta infección devenida en crónica, cerca del 50 por ciento de las mujeres, a nivel mundial, queda infértil.

Agustín Luján, becario doctoral de Conicet en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo y principal autor del trabajo, explicó que el hallazgo en cuestión podría habilitar nuevas vías de terapia más efectivas para, sino atacar totalmente al menos, atenuar y prevenir esta infección.

Según detalló la Chlamydia trachomatis es una enfermedad de transmisión sexual muy poco conocida porque “por un lado en el 70 por ciento de las mujeres y en hasta el 50 por ciento de los varones es asintomática, entonces uno no va al médico y no se trata nunca”. Asimismo, según detalló el científico, los antibióticos pensados para su tratamiento carecen de cierta efectividad en tanto han desarrollado cepas resistentes.

El principal problema de la propagación de esta enfermedad está vinculado con sus consecuencias muchas veces irreversibles. Por caso, se estima que el 50 por ciento de las mujeres infértiles lo son porque en algún momento de su vida sexual activa contrajeron esta bacteria que se cronificó.

“Dos de cada tres mujeres que tienen esta enfermedad no saben que la tienen”, especificó Luján.
La importancia de trabajar en la prevención de esta infección radica en que la bacteria genera una lesión a nivel del cuello del útero y del tejido de las trompas que lleva a que el embrión no pueda implantarse. Se trata de una bacteria muy pequeña, que tiene muchos mecanismos de entrada y que desarrolla su ciclo en el humano.

Luján especificó que la proteína en cuestión, entonces, al pegarse a los azúcares que se encuentran tanto en la célula huésped como en la bacteria podría permitir desarrollar nuevas terapias que ataquen a la misma.

Otras de las consecuencias irreversibles de la transmisión de esta bacteria son los embarazos ectópicos, la enfermedad pélvica inflamatoria y la obturación tubárica.

“En las mujeres, esta bacteria puede generar patologías que devengan en internaciones graves. Sería mejor si podemos prevenir que estas pacientes lleguen al hospital”, expresó Luján al tiempo que manifestó que la misma debería detectarse en controles de rutina similares a los del HIV o cáncer de cuello uterino.

“Lo que tiene de bueno este hallazgo es que abre el panorama o el ámbito de la investigación en dos objetivos: uno, tratar de generar nuevas terapias en contra de la Chlamydia trachomatis y por otro lado abre el panorama a explicar por qué las personas que tienen una enfermedad de transmisión sexual tienen más posibilidades de coinfectarse”.

El equipo de trabajo estuvo dirigido por María Teresa Damiani, investigadora independiente en el Instituto de Histología y Embriología de Mendoza “Mario H. Burgos” y la Facultad de Medicina (IHEM, CONICET-UNCuyo) y Gabriel Rabinovich, investigador superior del Consejo y vicedirector del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET-FIBYME).

El origen del vínculo entre estos dos grupos, contó Rabinovich, tuvo mucho que ver con Diego Croci, investigador adjunto y segundo autor del trabajo, quien actualmente se encuentra en el IHEM, Mendoza.

“Hace más de 10 años que trabajamos con clamidia, siendo mujer, me pareció de lo más apropiado investigar este tema por la alta frecuencia de las infecciones y las consecuencias dañinas para la fertilidad femenina”, manifestó por su parte Damiani.

“Ha sido un placer trabajar con Agustín Lujan y Teresa Damiani y su equipo” Este trabajo refleja la importancia de la construcción colectiva del conocimiento y las colaboraciones entre diferentes grupos de nuestro país. Estoy muy orgulloso de este trabajo”, finalizó Rabinovich.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -