Actores, políticos y sindicalistas marcharon contra el Gobierno y el FMI

Hubo una lectura de un documento, cantaron himno y se presentaron bandas.

Fue masiva y heterogénea. La convocatoria opositora para el 25 de mayo en el Obelisco y contra el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) se convirtió en la noticia política de la jornada. Organizaciones sindicales, movimientos sociales, actores famosos, referentes de los derechos humanos y el arco más duro de la oposición -con excepción de la Izquierda- se concentraron desde el mediodía en la Avenida 9 de Julio y Corrientes bajo la consigna “La Patria está en peligro”.

Marcha en contra el FMI, convocado por actores, camioneros, la CTA y Suteba; organizaciones de derechos humanos y partidos políticos en el Obelisco 25/05/18 Foto: Mario Quinteros

Los actores Osmar Núñez y Paola Barrientos -lanzada a la fama por la exitosa campaña publicitaria del Banco Galicia- fueron los encargados de leer una proclama desde un escenario, adornado solo con una pantalla. “Doscientos ocho años después, una vez más, la Patria está en peligro y por eso rechazamos los acuerdos de (Mauricio) Macri con el FMI, su modelo de dependencia política y económica con las grandes potencias extranjeras que están reeditando en nuestro continente”, señalaron.

La posibilidad de un crédito “stand by” que el Ejecutivo negocia en Washington fue calificado como “un plan sistemático que solo ofrece a las mayorías populares un destino de miseria planificada”.

“Rechazamos el endeudamiento externo que significa una cadena de dependencia sobre nuestro pueblo; los acuerdos de libre mercado; la apertura irrestricta de las importaciones; y el fomento de la concentración económica en un puñado de multinacionales”, añadieron.

Durante los últimos días, actores cercanos al kirchnerismo, como Pablo Echarri, Gerardo Romano, Juan Palomino y Rita Cortese, Darío Grandinetti y Leonardo Sbaraglia convocaron a la movilización.

Desde la avenida Corrientes y hasta Belgrano se extendieron las columnas de la CTEP, ATE, curas villeros, sindicatos de la Corriente Federal de la CGT y la CTA; Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otros colectivos, que se dieron cita a partir de las 13.

La estudiada falta de colores partidarios en el escenario -un pedido de los organizadores- se encontró en la calle, con marionetas que representaban al Presidente y hasta un fantasma de la Alianza, que aludía al fracaso del gobierno de Fernando de la Rúa. Macri fue el principal destinatario de los cánticos -con insultos- de la militancia. “¡Patria sí; colonia, no!” fue otra de las consignas que más se escucharon.

Entre los sindicalistas de peso que dijeron presente se contaban el líder de Camioneros Pablo Moyano; el líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky; y el de la Bancaria, Sergio Palazzo.

Máximo Kirchner llegó al acto junto a la titular de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini y el secretario general de La Cámpora, el diputado Andrés “Cuervo” Larroque. Axel Kicillof, la intendenta de La Matanza Verónica Magario y su antecesor, Fernando Espinoza, también se mostraron junto al ex gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri.

Te puede interesar
Día de la Bandera: el presidente Macri no participa del homenaje en Rosario

La marcha buscó mantener un tono festivo, por lo que varios interpretes se sumaron al acto con su música. Estuvieron Bersuit Vergarabat, Bruno Arias, Franco Ramírez y La Chilinga, entre otros.

Tras las palabras de los actores, Teresa Parodi -ex ministra de Cultura de Cristina Kirchner- y Liliana Herrero interpretaron el himno nacional. Si bien, los organizadores habían reclamado que hubiera más banderas argentinas que partidarias, hubo pancartas de La Cámpora, el MST, y ATE, entre otras.

El acto fue mayormente pacífico, pero otra vez un minúsculo grupo de patoteros amenazó a un periodista. Esta vez fue el turno de la cronista de Canal 13 Maite Peñoñori, que cubría la movilización.

Los aumentos de tarifas y el fantasma del veto presidencial al proyecto opositor para retrotaerlas sobrevolaron el acto. “El salvaje tarifazo impuesto sobre los servicios públicos esenciales, que condena la producción nacional y obliga a nuestro pueblo a decidir entre pagar una factura o poner un plato de comida sobre la mesa”, decía el documento.

El documento crítico también rechazó “la reforma laboral, el ajuste sobre el salario real por el camino de una devaluación especulativa y los topes paritarios; el proceso de flexibilización laboral iniciado al hacer crecer los niveles de desocupación; la reforma previsional que ha licuado los ingresos de jubilados y pensionados; y el desfinanciamiento educativo”.

El mensaje y las reivindicaciones fueron tan heterogéneas como los organizadores: se manifestaron contra “la doctrina Chocobar”, por el esclarecimiento de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, a favor de la paridad de género, la educación pública y gratuita y la instalación de la teoría de los demonios. Como en cada acto opositor, en el Gobierno, en tanto, por lo bajo celebraron la presencia de dirigentes con mala imagen y con un techo electoral bajo.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -