Rechazo internacional al traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén

Distintos organismos y líderes internacionales afirmaron que la decisión de Trump viola el derecho internacional.

Este lunes Estados Unidos tiene previsto trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, sin embargo esta decisión anunciada en diciembre de 2017 despertó el contundente rechazo de la comunidad internacional.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE), países árabes y de América Latina rechazaron la medida unilateral de Donald Trump, alegando que viola el derecho internacional y pone en peligro la posibilidad de una solución pacífica de dos Estados.

El 21 de diciembre la ONU aprobó una resolución con 128 votos a favor para revertir la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, acción que fue vetada por EE.UU. en el Consejo de Seguridad.

El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (PLP), Saeb Erekat, explicó que esta decisión de EE.UU. viola el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por lo que llamó a la comunidad internacional a boicotear su apertura.

En 1947 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución 181 para la división de Palestina en un Estado israelí y otro palestino, y consideró a Jerusalén como una entidad aparte que sería administrada por dicho organismo. Sin embargo tras la guerra árabe-israelí en 1948, Jerusalén terminó dividiéndose en dos partes, una este bajo control árabe y otra oeste bajo la ocupación de Israel.

Durante la llamada Guerra de los Seis Días, en junio de 1967, Israel le arrebató varios territorios, entre ellos Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, aunque también se hizo del Sinaí egipcio y los Altos del Golán sirios.

Pese a los acuerdos internacionales, en 1980 el parlamento israelí aprobó una ley que proclamó a Jerusalén “entera y unificada” como su capital, la cual fue rechazada y desconocida por el Consejo de Seguridad de la ONU. A través de la resolución 478 – con la única abstención de EE.UU. – la ONU que esta acción constituye un obstáculo para la paz en Medio Oriente.

En 1995 el Senado de EE.UU. votó trasladar su embajada Jerusalén en mayo de 1999, pero dicha dedición fue postergada a lo largo de los años.

Por otro lado la resolución 2334 establecida el Consejo de Seguridad en 2016, “reafirma que el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una flagrante violación del derecho internacional”.

Peligro de paz en la región

Tras conocerse la decisión unilateral de Trump, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió de que cualquier decisión que no sea aceptada por todas las partes “podría poner en peligro la posibilidad de la paz entre israelíes y palestinos”.

El Movimiento de Países no Alineados (MNOAL) por su parte afirmó que “la independencia en su Estado de Palestina, con Jerusalén Oriental como su capital, lo cual es vital para el establecimiento de una paz justa, integral y sostenible”.

Una solución pacífica debe ser consensuada por ambas partes, y si EE.UU. avala el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, no se estaría reconociendo la soberanía de Palestina.

De hecho, luego del anuncio de Trump, palestinos salieron a las calles a protestar contra la decisión unilateral del mandatario y fueron violentamente reprimidos por las fuerzas israelíes. La violencia dejó al menos 9 muertos y más de 3.000 heridos solo en el mes de diciembre de 2017.

En marzo de 2018, el pueblo palestino inició la Gran Marcha del Retorno en reclamo de su tierra natal, y está previsto que culmine el día 15 de mayo, que representa el día Nakba (catástrofe) en honor a los miles de palestinos desplazados por la creación del Estado de Israel en 1948. Durante esta manifestación pacífica, el Ejército israelí asesinó al menos 45 palestinos y causó más de 7.000 heridos.

En los últimos 50 años de ocupación, Israel ha proliferado sus asentamientos ilegales y al menos 4,9 millones de palestinos sufren cotidianamente restricciones de circulación. Además en los últimos 20 años han asesinado más de 2000 niños y encarcelado unos 12.000 (actualmente hay unos 300) muchos de los cuales recibieron abusos y maltratos.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -