Venecia inaugura molinetes para evitar la invasión de turistas

No sin polémicas, finalmente hoy debutaron en dos puntos cruciales de Venecia unos molinetes que buscan contener las hordas de turistas que suelen tomar por asalto la ciudad de las góndolas, que suele recibir 30 millones de personas cada año. Los molinetes apuntan a evitar el colapso de la ciudad en casos de flujos excepcionales de turistas, como podría darse este fin de semana, que es largo o “puente” en Italia y en muchos otros países, debido al feriado del 1° de mayo.

Controlados por agentes de la policía municipal, los molinetes fueron puestos a los pies del famoso puente de vidrio del arquitecto español Calatrava y en otro acceso, poco después de la estación ferroviaria de Santa Lucía. Aunque al final de la jornada no hubo necesidad de cerrar estos dos pasos, porque finalmente la cantidad de personas fue “normal”, la aparición de esta novedad, luego de que se anunciara un sistema cuentapersonas que no resolvió las cosas en el Carnaval último, sorprendió a los turistas y dio mucho que hablar. “Muchos nos preguntaron qué pasa y cómo pueden hacer para volver para atrás si llegan a cerrarse”, contó un agente.

“Venecia es una ciudad turística, deberíamos ser bien recibidos, no detenidos”, comentó una señora recién bajada de un enorme crucero. “Es una medida que no sirve”, opinó, por otro lado, una veneciana.

Luigi Brugnaro, alcalde de una ciudad que desde hace años lucha contra la invasión de turistas, por supuesto defendió esta nueva medida experimental. “No encuentro nada de malo en la instalación de molinetes para disciplinar el tránsito de turistas en las jornadas más críticas”, dijo.

“Queremos aclararle a toda Italia que las personas que deciden venir a Venecia siempre son huéspedes importantes para nosotros. Lo que estamos desaconsejando, sobre todo para quienes vienen por el día, es llegar en momentos considerados críticos -como este fin de semana largo-, para una mayor habitabilidad de la ciudad”, agregó. El alcalde puntualizó, por otro lado, que para los 54.000 residentes jamás se cerrarán los molinetes, sino que ellos podrán pasar siempre.

Brugnaro destacó que se trata del primer intento, en la historia de Venecia, de reglamentar los flujos de personas. “Por supuesto haremos un montón de errores, tendremos un montón de críticas, si serán constructivas las adoptaremos y mejoraremos, pero por ahora está funcionando todo”, indicó a la agencia ANSA. “Los venecianos tienen derecho a vivir en una ciudad vivible, en muchos años no se ha hecho nada, sólo se ha hablado y protestado”, siguió, al contar que la idea de los molinetes nació “en casa”.

“Esta idea la encontramos así, sin pagar nada, sino viendo que los molinetes en los embarcaderos de los vaporetti funcionaban”, reveló.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -