El Gobierno avanza con las evaluaciones de desempeño y un mayor control del presentismo

En los próximos días, la Administración Pública insistirá además con los planes de retiro voluntario.

Con el foco puesto en profundizar el denominado “plan fitness” del Estado, en Gobierno avanzará en los próximos días en los nuevos pasos de la gran reforma estatal que contempla la puesta en marcha de las evaluaciones de desempeño en la función pública, más mecanismos para sistematizar el presentismo laboral y la insistencia en los planes de retiro voluntario para achicar la planta de personal de la administración nacional.

Los dos objetivos centrales impuestos por Mauricio Macri para esta etapa del Gobierno son los de “fortalecer la jerarquización del empleo público y la organización del Estado”. La Jefatura de Gabinete a cargo de Marcos Peña y el ministro de Modernización Andrés Ibarra son los dos grandes articuladores de todas esta maquinaria de reforma estatal.

Para dar con estas premisas, el Gobierno pondrá en marcha a partir de esta semana el esquema de evaluaciones de desempeño y resultados de los empleados estatales.

Según pudo saber Infobae, ya se hicieron pruebas pilotos en el 2017 y ahora se avanzará con un esquema de evaluación de resultados que alcanza en una primera etapa a un total de 255 funcionarios, de los cuales 71 de la administración pública participarán activamente de la prueba como evaluadores y evaluados.

Mientras se realice el diseño y ajuste de este modelo habrá 184 agentes que participarán como evaluados.

Hasta ahora se realizaron dos capacitaciones, donde mas de 100 funcionarios fueron entrenados en la implementación de las evaluaciones. Pero la intención del Gobierno es que este año se ponga en práctica todo este mecanismo para toda la administración estatal nacional. Así, se alcanzará a más de 200.000 agentes del Estado.

La idea de Macri es que este modelo sirva para ser replicado en empresas y otros ámbitos del sector público nacional y también podrá ser adaptado para su aplicación en las provincias como parte del Compromiso Federal para la Modernización del Estado.

Si los resultados de la evaluación de desempeño y objetivos trazados para un empleado fueran insuficientes a lo largo de dos períodos, cesarían en el cargo. Pero, si los resultados fueran positivos, podrán recibir un reconocimiento económico y ganar el derecho a un nuevo período en el cargo sin concursarlo otra vez.

 

Según un paper de trabajo al que accedió Infobae y que circula en la Jefatura de Gabinete y en el Ministerio de Modernización, se especificó que la evaluación de desempeño “tiene como eje fortalecer la cultura del trabajo dentro del Estado, reconociendo el mérito y el valor del servicio público por sobre todas las cosas, promoviendo una gestión que genere beneficios concretos para la sociedad”.

Los objetivos trazados para esta evaluación de desempeño laboral son: “valorar y promover el desempeño de excelencia, permitiendo su reconocimiento y compensación; y verificar el desempeño personal en forma transparente, simple y útil para el empleado y para el Estado”.

La idea del Gobierno es realizar una evaluación anual de desempeño en cada área del Estado basada en 3 pilares:

1- Gestion por objetivos: Pone foco en las acciones para lograr los resultados que queremos obtener. Se definirán como mínimo 2 objetivos y como máximo 5. Al menos uno de estos debe ser un objetivo de gestión.

2- Gestión por competencias: Establece expectativas respecto a cómo lograr dichos objetivos. Se definen mediante patrones de comportamiento observables en la realidad cotidiana del trabajo.

3- Presentismo: Está dado por el dato numérico del sistema homonologado de presentismo.

La forma de estandarización metodológica para la construcción de objetivos en esta evaluación de resultados se denomina “MATE”. Es decir, la M de “medible” u observable y cuantificable; la A de “alcanzable” en relación a ser relevante y realista; la T de “tiempo” en cuanto a que debe definirse un plazo de cumplimiento dentro del año en curso; y la E de “específico” ya que, explicaron en el Gobierno, debe ser claro y concreto por medio de frases simples de fácil comprensión.

En el paper de trabajo del Gobierno quedó en claro que “el resultado de la evaluación anual de desempeño tendrá impacto tanto en el desarrollo de la carrera, como también en la percepción de un incentivo económico”.

Por otra parte, en su plan de reorganización y achicamiento del Estado, el Gobierno seguirá el proceso de instrumentación de los molinetes o sistemas de huellas dactilares para controlar el presentismo en las diferentes reparticiones públicas.

Según explicaron en la Casa Rosada a Infobae, hasta ahora estos sistemas de control mecánico se aplicaron en 54 de las 84 dependencias del Estado Nacional. “La intención del Gobierno es que a mitad de año en todas las reparticiones estatales haya control mecánico o digital de presentismo”, dijo un encumbrado funcionario que trabaja en el tema.

Hasta ahora los resultados obtenidos por este plan de control exhaustivo del presentismo laboral detectaron al menos 1.000 empleados que nunca iban a su trabajo. Sin embargo, en el Gobierno aclararon que la cantidad de “ñoquis” podría ser mayor ya que ahora muchos trabajadores deben ir a marcar tarjeta o dar presente con huella dactilar.

El sistema de presentismo cuenta también con un incentivo económico para los estatales: aquellos que durante cuatro meses no falten ninguna vez se les dará por única vez un monto bruto de $5.000. Esto se repetirá cada cuatro meses en cada año.

Mientras tanto, el macrismo avanza con el plan de retiros voluntarios para achicar la planta de personal estatal.

Desde los primeros días de abril se oficializó el régimen de retiros voluntarios dirigidos a la administración pública con el objetivo de reducir el tamaño del Estado a través del decreto 263/2018.

Según datos del Ministerio de Modernización, hasta ahora se adhirieron a este plan unos 4.000 empleados públicos. Pero el total proyectado para este año es que se sumen unos 8.000 trabajadores al sistema para así achicar en un 12% la planta de personal estatal.

De esta manera, Macri completará buena parte de los objetivos trazados para su esquema de modernización, jerarquización y redefinición de lo que denomina “un Estado moderno”.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -