“Nos mandamos una cagada, loco”: el testimonio que reveló detalles del crimen del colectivero

La detención de los sospechosos de asesinar a Alcaraz se produjo luego de que un hombre se presentara a la Justicia para declarar lo que uno de los jóvenes le contó.

Dos jóvenes de 17 y 18 años quedaron detenidos este martes por el crimen del colectivero Leandro Alcaraz, cometido el domingo en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, luego de que un hombre revelara que el menor le confesó el crimen.

“Nos mandamos una cagada, loco, con ‘El Viejo’ matamos al colectivero”, declaró esta persona a la Justicia respecto a la frase con la que el chico confesó el asesinato.

Añadió que le detalló: “En el camino discutí porque (el chofer) me quería cobrar el boleto y yo no tenía saldo en mi tarjeta SUBE. Como el colectivero se sarpó y me empezó a bardear lo llamé al ‘Viejo’ para que me lleve un fierro y lo pusimos”.

En tanto, un vocero de la investigación detalló que, al escuchar la discusión entre el chico y el chofer, un pasajero se ofreció a pagarle el boleto, pero el adolescente aparentemente le dijo: “Dejá, éste (por el chofer) ya me la va a pagar”.

Se trata del menor de edad apodado “Rodolfito” y de su presunto cómplice al que le dicen “El Viejo”, ambos aprehendidos tras un allanamiento a un inmueble ubicado en la calle Martín García, a dos cuadras de la escena del crimen, en dicha localidad del suroeste del conurbano bonaerense.

“Hay un testigo que dio las características (fisonómicas) de las personas que están aprehendidas”, había explicado esta mañana a la prensa la fiscal general de La Matanza, Patricia Ochoa.

Ochoa señaló que esta persona declaró ayer, al igual que tres pasajeros que iban en el colectivo que conducía Alcaraz (26) y que detallaron que la discusión con la víctima se originó por el pago del viaje, aunque no vieron la secuencia de los disparos.

Por ello será de interés para la investigación realizar una rueda de reconocimiento de los dos jóvenes detenidos ante estos y otros pasajeros del colectivo que todavía no fueron localizados.

“Fue clave para que se los detenga la declaración de una tercera persona que relató los hechos ante el fiscal. El identikit coincidía bastante con uno de los detenidos y la coartada respecto a donde habían estado al momento del hecho se les cayó”, detalló por su parte el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

En base a la reconstrucción de los hechos de los pesquisas policiales, luego se produjeron los dos disparos que habrían salido del arma que portaba el mayor de los detenidos, tras lo cual, ambos jóvenes escaparon a la carrera.

La acusación indica que en la huida, los jóvenes le robaron un teléfono celular a una mujer que pasaba por el lugar y que fue una de las testigos que ya declaró en la causa.

Esta mujer declaró que los ladrones portaban un arma “cromada”, lo que coincide con lo declarado por el testigo “clave” que detalló que “El Viejo” siempre usaba un revólver .38 cromado, el mismo calibre con el que mataron al colectivero.

Los investigadores creen que después de cometer ese robo, los acusados se ocultaron en un sitio cercano donde habitualmente se reunían e intentaron reunir dinero para irse de la zona.

En base a todos estos elementos, personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) allanó anoche el inmueble de la calle Martín García donde los dos sospechosos fueron apresados y se secuestraron celulares, municiones y vestimenta similar a la de los autores del crimen.Los voceros consultados detallaron que en los procedimientos no se halló ningún arma de fuego ni el celular de “Rodolfito”, el cual es de interés para la pesquisa, ya que a partir del mismo se puede efectuar un entrecruzamiento de llamados con el del “Viejo”.

Al haber un menor de edad acusado, el expediente que estaba a cargo del fiscal de Homicidios de La Matanza, José Luis Maroto, pasó hoy a su colega del Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil (FPRJ), Emilio Spatafora, quien esta tarde indagó a los dos jóvenes.

Las fuentes judiciales explicaron que el primero en ser indagado fue el “Viejo” y luego “Rodolfito”, quienes, asistidos por defensores oficiales, dieron su versión de los hechos.

Al finalizar las indagatorias, “El Viejo” quedó formalmente detenido a disposición del juez de Garantías Rubén Ochipinti y el menor con el magistrado Sergio Polti, del FPRJ.En tanto, los restos de Alcaraz fueron velados desde ayer en la cochería Catalfo y esta tarde los inhumaron en el cementerio Jardín Los Ceibos, en la vecina localidad de González Catán, adonde asistieron familiares, amigos, vecinos y un gran número de compañeros de trabajo de la víctima.

El crimen fue cometido cerca de las 18 del domingo, cuando Alcaraz conducía el interno 103 de línea 620 y al llegar a una parada situada en Santiago Bueras y Concordia, de Virrey del Pino, fue asesinado de un balazo en el tórax y otro en el cráneo efectuado con un revólver calibre .38.

A raíz del hecho, durante toda la jornada de ayer hubo paro de colectivos en 26 líneas de la zona oeste del conurbano, cortes y marchas en reclamo de justicia, y el ministro Ritondo anunció la colocación de cámaras en cada una de las 9.000 unidades que recorren el territorio provincial.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -