El militante del mortero: “Me quieren preso porque tienen miedo”

Sebastián Romero, el militante del Partido Obrero que disparó con un mortero durante los incidentes que se registraron en la masiva protesta contra la reforma provisional que se realizó el 18 de diciembre de 2018, escribió una carta desde la clandestinidad.En el documento, Romero alega ser un “perseguido político” del Gobierno debido a que, gracias al curso que tomaron los acontecimientos “ese día le paramos la mano a la Reforma Laboral y eso no lo perdonan”.

Romero, que permanece prófugo desde el día de la protesta, dice que durante todo este tiempo no pudo ver a su familia ni a sus allegados, y señala que los jueces de la Sala I de la Cámara de Casación le “negaron una nueva apelación para no ser encarcelado”.

Asimismo, el militante explica que debido a su situación perdió su trabajo en la fábrica de General Motors y acusa al Gobierno de querer “meterle miedo” con estas acciones a todos aquellos que protestan; al tiempo que revela que su familia ha sido agredida y el auto de uno de sus abogados, incendiado.

Más adelante, Romero arenga a sus compañeros de partido, y de todas las agrupaciones políticas, a no bajar los brazos y a continuarla lucha para “sacar a Macri como sacamos a De La Rúa en el 2001”.

La carta completa, a continuación:

Mi nombre es Sebastián Romero y soy un perseguido político del gobierno de Macri. Soy un obrero como tantos otros, pero hace más de tres meses que no veo a mi familia, mis amigos, a mis compañeros de la fábrica ni a mis vecinos.

Estoy siendo perseguido como si fuera un terrorista porque fui parte de los miles que el 18 de diciembre resistimos en las calles contra el robo que estaban haciéndole a los jubilados en el Congreso. A pesar de que votaron la Previsional, ese día le paramos la mano a la Reforma Laboral y eso no lo perdonan.

Hace pocos días los jueves Gustavo Hornos y Ana María Figueroa de la Sala I de la Cámara de Casación me negaron una nueva apelación para no ser encarcelado, tal como viene haciendo el juez Torres y la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional.

El gobierno me quiere preso para meterle miedo a todos los que están luchando. Les pido a todos que compartan y difundan esta carta todo lo que puedan.

Como parte de la persecución me despidieron de mi trabajo en la General Motors, donde también fui delegado. Ahí mismo mis compañeros de trabajo siguen la pelea para sacar a los delegados traidores que avalan despidos. ¡Mucha fuerza compañeros, se puede ganar!

Para meterme miedo y que me rinda me amenazan a mí y agreden a mi familia, amigos y a mi partido, el PSTU. Hasta prendieron fuego el auto de uno de mis abogados, Martin Alderete. Pero de eso la justicia no dice nada. ¿Qué autoridad puede tener un gobierno que tiene procesado a su propio presidente por esconder dinero al estado, un gobierno que mató por la espalda a Rafael Nahuel, Facundo y tantos otros pibes pobres, que esconde que Gendarmería asesino a Santiago Maldonado, que mantiene presos sin causa a los compañeros detenidos el 14 de diciembre, a Milagro Sala por ocupar una plaza y que extradita a Jones Huala como “terrorista”?

¿Cómo puede ser que mientras piden captura internacional para (como me apodaron en algunos medios) “el loco del mortero” como si fuera del ISIS están liberando a los militares genocidas de la última dictadura? Se tiene que terminar esta persecución contra mí y contra Arakaki y Dimas Ponce, que también los quieren encanar.

Me quieren preso porque tienen miedo que seamos cada día más los que enfrentemos el ajuste de Macri. Pero a pesar de no poder ver a los míos, de las amenazas y aprietes no voy a aflojar porque los laburantes no aflojan. Me siento uno más de los cientos de mineros de Rio Turbio que resisten los despidos, ocupan las minas y enfrentan a los gendarmes con lo que tienen a mano. ¡Son un ejemplazo de lo que hay que hacer!

Las puebladas de Azul y de los ingenios del norte están peleando por el pan para sus familias! No podemos seguir bancando palazos contra los nuestros y hambre para nuestros hijos cuando dejamos la vida en el trabajo. ¡Esto no da para más!

Por eso quiero dar un mensaje a los trabajadores que puedan leer esta carta: ¡No abandonemos las calles! ¡No permitamos los despidos de nuestros compañeros! ¡No dejemos que nos arruinen con ajustes que van a pagar nuestras familias! ¡Tenemos que organizarnos en unidad y salir a pelearle a este gobierno hambreador!

¡Los dirigentes que dicen que quieren enfrentar al gobierno tienen que llamar al paro general y si no hay que imponérselo desde abajo! Esto no va para más, los trabajadores, las mujeres que están peleando por los derechos, los jóvenes y todos los sectores populares tenemos que sacar a Macri como sacamos a De La Rúa en el 2001. Hacer asambleas con todos los compañeros en cada lugar de trabajo, organizar la bronca. No hay otro camino, son ellos o nosotros. ¡Viva la lucha de la clase obrera!

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -