Lluvias: Familias con miedo a que ocurra de nuevo otro temporal

Con un total de 399 milímetros caídos en 10 días, el fenómeno climático estuvo divido en dos partes, donde el primer registro se produjo el 29 de marzo del 2017, representando todo lo que llueve en un año en Comodoro Rivadavia. La catástrofe dejó, hace ya 12 meses, un saldo devastador.

Durante los primeros días tras el temporal, según algunos datos establecidos, hubo más de 3 mil evacuados, con 2 mil viviendas afectadas, 300 con afectación alta y 150 unidades con destrucción total; unos 500 mil metros cúbicos de sedimento arrasó la ciudad por completo, y actualmente todavía se padecen las consecuencias de este fenómeno.

Cabe señalar que en algunos barrios todavía respiran la adrenalina de las consecuencias que podría llegar a provocar una lluvia de menor intensidad, ante la precariedad y destrucción de obras claves que aún esperan financiamiento.

Al cumplirse hoy un año de tal catástrofe climática, poco se ha avanzado para resolver las principales consecuencias sufridas en la ciudad que dejaron en una condición mucho más precaria a Comodoro Rivadavia.

Las fotos emblemáticas del temporal, con grietas provocadas por la corriente de agua que se estimaba que buscaban recuperar su cauce en diversos cañadones naturales sobre los que se han construido una gran cantidad de barrios y caminos alternativos, poco cambiaron desde el excepcional fenómeno climático.

Las zonas más perjudicadas fueron General Mosconi, el Industrial, sobre la Ruta Nacional Nº 3, Abel Amaya, Isidro Quiroga, Juan XXIII, Laprida, Argimiro Moure, San Cayetano, Don Bosco y Caleta Córdova, entre otros.

Entre los innumerables daños provocados por el alud, se destaca la muerte de una persona, un obrero de la construcción que fue arrastrado por el agua en la intersección de las calles 10 de Noviembre y la Policía Montada, además de la caída de un techo de una estación de servicio, y por último la caída de la mampostería del Hospital Regional.

Por último, se resalta la gran participación que tuvo el Ejército Argentino, quienes fueron los encargados de encabezar las tareas de asistencia a las personas damnificadas y tuvieron como cuartel general las instalaciones del Predio Ferial, lugar donde se centralizó toda la información de lo acontecido, con el alistamiento de cientos de hombres y mujeres, vehículos, camiones, jeeps y carros de combate, que sirvieron para el rescate de la comunidad y la entrega de elementos recibidos que llegaron desde distintos puntos del país.

Obviamente, no fueron los únicos: una infinidad de organismos, instituciones y simplemente vecinos particulares fueron los grandes héroes tras el desastre al brindar su trabajo solidario para atenuar el sufrimiento de los afectados directamente por el fenómeno climático.

Comentar
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
- Publicidad -