Diario Crónica / Video
x
Jueves 14/12/2017
Temperatura:
Viento:
Despejado
WTI
USD 56.60
Oro
USD 1245.40
Cobre
USD 3.03
Dolar
$ 17.28
Euro
$ 20.45
Comodoro
Martes 5 Diciembre 08:20
Derrotero y vigencia de las lenguas originarias de la Patagonia
Científicas describen el recorrido de las lenguas originarias en Patagonia y la actualidad de algunas de ellas luego de la imposición del castellano a partir de la Ley 1420.

Califique este artículo

“La diversidad lingüística es esencial en el patrimonio de la humanidad. Cada lengua encarna la sabiduría cultural única de un pueblo. Por consiguiente, la pérdida de cualquiera de ellas es una pérdida para toda la humanidad”, aseguró el documento Vitalidad y Peligro de Desaparición de las Lenguas redactado en 2003, en París, por el Grupo especial de expertos de las lenguas en peligro convocado por la UNESCO. 

La licenciada en Letras y becaria doctoral del Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (IPCSH-CONICET), Verónica Domínguez estudia la documentación de las lenguas que las diferentes comunidades originarias de la Patagonia hablan en el presente y hablaron en el pasado. El trabajo fue rescatado por Alejandro Canizzaro, del departamento de Divulgación de CONICET.

Imposición del castellano y rol de los docentes

A partir de la sanción de la ley 1420 de Educación Común en 1884, el Estado impulsó la educación primaria, gratuita y obligatoria a lo largo de todo el Territorio Nacional con el objetivo de alfabetizar e imponer el castellano. Un gran número de docentes comenzaron a radicarse en diferentes regiones del país, para expandir esa educación.

“Observé una contradicción entre los docentes que llegaron a la Patagonia, si bien por un lado bregaban por imponer el español como lengua hegemónica, por otro lado anotaban y registraban las lenguas indígenas porque creían que se iban a perder. En ese proceso, las valoraban y las perpetuaban”, describe Domínguez.

Tomás Harrington fue un etnólogo y maestro ambulante del siglo XX que entre los año 1911 y 1955 recorrió en su labor pedagógica el sur del país y registró el lenguaje utilizado por diferentes comunidades. Esas anotaciones fueron posteriormente utilizadas por otros estudiosos para reconstruir las lenguas o estudiarlas.

“Comencé transcribiendo unas libretas de Tomás Harrington que están en gününa iajüch hablada por los Gününa Küne (tehuelches septentrionales de la Patagonia Norte). La documentación y parte del estudio de estas lenguas indígenas me permitió preguntarme si existían otros maestros que hubieran registrado lenguas indígenas. Allí surgieron otros nombres como el de Segundo Fernández”, asegura.

Revitalización de las lenguas

Estos educadores contratados y traídos por el Estado, no solo registraban de forma individual, sino que publicaban e intercambiaban preguntas entre ellos, conformando así una red de etnólogos de oficio.

“Posiblemente, estudiaron las lenguas indígenas porque existía una ideología dominante de la época vinculada a la extinción, es decir que creían estar frente a los últimos hablantes de las lenguas indígenas. Ante esa sensación de estar frente a una cultura que consideraban que se iba a perder y a quedar en el olvido, comenzaron a registrarlas y a intercambiar saberes. Estas anotaciones pueden ser en la actualidad herramientas valiosas para las comunidades originarias, ya que pueden contribuir a los procesos de revitalización de las lenguas”, explica la científica.

COMENTÁ
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.