Diario Crónica / Video
x
Domingo 20/08/2017
Temperatura:
Viento:
Despejado
WTI
USD 48.51
Oro
USD 1285.70
Cobre
USD 2.94
Dolar
$ 17.30
Euro
$ 20.34
Comodoro
Lunes 7 Agosto 00:38
El infectólogo señaló la importancia de la detección temprana y de no abandonar el tratamiento para no enfermar
Brugna: “Tener VIH ya no es un certificado de defunción por adelantado”
“Siempre digo que tener VIH ya no es más un certificado de defunción por adelantado”, expresa el infectólogo Jorge Brugna. Lejos de una mirada dramática o de alarma, el doctor Brugna prefiere hablar de prevención, que no solo es el uso de preservativo en las relaciones sexuales ocasionales, sino que implica además el seguimiento del tratamiento una vez que se tiene el diagnóstico.

Califique este artículo

Al respecto, el especialista aclara que “la infección por VIH es una infección crónica que se controla perfectamente con tratamiento y nos permite hacer una vida normal, tener una pareja estable sin contagiarla, e incluso tener hijos que van a ser sanos”.

Claro que no es una infección más y todavía carga con el estigma con el que apareció, hace más de 30 años, a nivel mundial.

Medicación para no enfermar

Brugna admite que el momento del diagnóstico es crucial e implica “sobrellevar esta noticia que viene cargada con esta fantasía de muerte, de aislamiento, de no poder concretar proyectos comunes a cualquier ser humano, y después ir aventando los temores de ser segregado por la familia, por su pareja, de perder el trabajo”, apunta.

El entrevistado apunta que, una vez superados esos prejuicios, “es una infección crónica que se diferencia de otras en que uno toma la medicación para nunca enfermar, y no para curarse”. Por eso, insiste en la necesidad de lograr un diagnóstico temprano e iniciar el tratamiento de inmediato y no abandonarlo.

El infectólogo remarca que “los remedios permitirán no solo no enfermar sino, además, no ser un riesgo para su pareja y disminuir la posibilidad de contagio”.

Luego, sostenerlo es otro desafío: “en Argentina, de cada diez personas que tienen VIH, la mitad no lo sabe y de la mitad que lo sabe, la mitad toma el medicamento. De los que no, un tercio o la mitad de ellos lo dejó”, expresa el especialista.

Lejos de ser un juego de números y letras, señala su preocupación porque “la aparición de remedios efectivos, con pocas pastillas y sin efectos adversos hace que mucha gente los haya dejado con la sensación que en cualquier momento los vuelve a tomar”. No obstante, apunta que “desconocen las consecuencias de dejar la medicación que no es solo aumentar la chance de enfermar, sino que el virus se haga resistente”, y que al retomar, ya no haga efecto.

Recuperación 

“Si tomo los remedios, impido que el virus se reproduzca, impido que se destruyan las células en mi sistema de defensas”, subraya Brugna.

Asimismo destaca que “cuando más joven es la persona, más posibilidades y más velocidad tiene de recuperarse, cuando una persona es más grande, es más difícil y tarda más tiempo”. Por eso, coincide con todos los entrevistados en que hacerse el test anónimo y voluntario permitirá acceder a ese tratamiento que conlleva a una vida sin mayores complicaciones.

COMENTÁ
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.